Malos hábitos que debemos erradicar en nuestros hijos lo antes posible

Los primeros años de la vida de un niño son de completo aprendizaje. Una de las tareas más duras que tienen por delante es descubrir qué comportamientos son aceptados y cuáles son intolerables.

Como padres también tenemos un gran reto por delante, enseñar a los niños cuáles son esos límites que no deben traspasar y hacerlo con amorosa pero efectiva disciplina: 

Cómo poner límites a las malas conductas de los niños

Los pediatras recibimos a diario preguntas de padres confusos que no saben cómo erradicar de manera adecuada los malos hábitos de sus hijos.

Estos son algunos consejos de educación infantil para poner fin a las malas conductas: 

La reprimenda por el mismo mal hábito siempre debe ser igual de intensa: Si reñimos a nuestros hijos por una mala acción concreta y la repite, la segunda vez debemos reñirle con la misma intensidad, no vale dejarlo pasar porque estamos cansados o de mejor humor. 

Las reprimendas por malos hábitos deben tener una intensidad acorde a la gravedad de la trastada. De lo contrario mandaremos un mensaje erróneo a los niños. 

De la misma manera existen unos malos hábitos que son más perjudiciales que otros, tanto para los niños como para nosotros, los adultos que estamos a cargo de su tutela.

A continuación en pediatranazaretmacias.es vemos las malas conductas de nuestros hijos que debemos erradicar por completo. Recuerda que en nuestra consulta de pediatría podemos darte consejos más extensos para solucionarlas: Malas conductas que debemos corregir en nuestros hijos

Coger sin permiso las cosas de los demás:

Sobre todo cuando los niños son muy pequeños pueden coger las cosas de otros niños, de las bolsas de los adultos, de las tiendas… usándolas como si fueran de su propiedad.

Enseñar a los niños lo antes posible qué es suyo y que no le mostrará los límites, el respeto por la propiedad ajena y la honradez.

En caso de ver a los niños con objetos que no son suyos deberemos acompañarlos a que los devuelvan y se disculpen. 

Molestar sin motivo:

Sobre todo en los colegios o las clases compartidas los niños pueden vivir disputas: Por quién ganó un juego, porque ambos quieren el mismo juguete o simplemente para llamar la atención de un adulto.

No corregir estos malos hábitos llevará a los niños a ir a más y en la mayoría de casos enfrentarán grandes problemas en su vida adulta. 

Recuerda que nuestros hijos aprender por imitación, nosotros somos los primeros que no debemos molestar a otros sin motivo, además de explicarle las razones por las que no debe hacerlo.

Del mismo modo no debemos prestar más atención a los niños cuando hacen esto, ya que de esta manera lo tomarán como herramienta para llamar la atención de los adultos.   

Excluir a otros niños:

Por lo general los niños tienden más a la exclusión de otros niños que a excluir a adultos, ya que sienten que esto último está fuera de su poder. 

De nuevo es una práctica que debemos poner fin en nosotros mismos antes de corregirla en el niño, para que nuestros hijos no la aprenden por imitación.    

Trabajar en desarrollar la empatía y hasta “retarlo” a que encuentre formas de incluir a otros en el juego, puede ser una forma agradable de corregir estas malas conductas en nuestros hijos.   

Golpear objetos o personas cuando está enfadado:

En este caso podemos encontrar dos razones:

O bien el niño no ha aprendido a controlar sus emociones, o quiere llamar la atención de un adulto.

En el segundo caso el mal hábito suele erradicarse cuando dejamos de prestarle atención, y desviamos nuestro afecto a cuando el niño hace cosas buenas. 

Si el problema es que nuestros hijos no han desarrollado un correcto control emocional cabe preguntarse de quién están aprendiendo estas costumbres ¿Como padres golpeamos objetos cuando nos enfadamos? 

Si es así debemos dejar de hacerlo (Y no solo en presencia de los niños) Enseñar técnicas de manejo emocional desde que son pequeños les ayudará a crear un hábito desde muy jóvenes, lo que será de gran ayuda en su vida adulta.

Algunas de estas técnicas pueden ser: explicar con palabras cómo se siente, dar un paseo cuando tenga enojo (Incluso dentro de la misma casa recorriendo las habitaciones) o enseñándole técnicas de relajación, podemos practicarlas con ellos para así también reforzar nuestro vínculo afectivo.   

Los pediatras vemos a diario decenas de niños con problemas de conducta, nos gusta ayudar en la medida de lo posible a que tanto ellos como sus familias se sientan mejor. Esperamos que estos consejos de educación infantil te ayuden a suprimir los malos hábitos de tus hijos de una forma amorosa que es, como mejor se erradican. 

Leave A Comment