“NIÑOS CON ALERGIA: PRECAUCIONES, SÍNTOMAS Y TIPOS” Los niños y la alergia:

La alergia se ha vuelto muy común en los últimos treinta años y en pediatranazaretmacias.es te lo contamos:

Se suele desarrollar en la niñez y es debido a varias causas. Una alergia puede causar en ellos muchos males y, al no detectarla a tiempo, el impacto será mucho mayor. Hay gente que tiene miedo de hacer las pruebas de alergia a sus hijos a una edad temprana: pero esto no es un acierto, no hay ninguna evidencia científica que constate que las pruebas sean agresivas o pongan en riesgo la salud del niño. Las alergias alimenticias, por ejemplo, se detectan en los primeros años del bebé. Es lo primero que debemos tener en cuenta.

Síntomas y tipos:

La alergia, biológicamente, es tan solo es la respuesta excesiva ante una “amenaza” que el cuerpo considera peligrosa para nosotros. Se puede desarrollar de numerosas formas. Según el órgano donde se produzca esta reacción, vamos a tener un tipo y otro de alergia: más adelante las resumiremos someramente para explicar, tanto su impacto, como las posibles soluciones a su tratamiento. Por supuesto, mucho antes de indagar en internet, deberíais acudir a vuestro pediatra: quien logrará identificarla con facilidad.

Si afecta a la nariz o a los ojos, podrías tratarse de una Rinitis o Rinoconjuntivitis alérgica, con los siguientes síntomas: moqueo nasal (cuando el moco es claro, sin mucho verde). Debe ser más líquido y transparente. Hay poco moco pero se tiene sensación de congestión nasal. Si hay picor de ojos, o si hay estornudos que se producen de manera frecuente. Aunque esto último pueda ser debido a numerosas causas.

Las alergias se detectan en la guardería, en la mayoría de los casos. No siempre estos síntomas indican alergias: un bebé puede respirar mal debido, por ejemplo, a padecer de “Vegetación”. Si los catarros víricos se producen con mucha frecuencia, es cuando se debe llevar al niño al pediatra para valorar una posible alergia. No nos podemos asustar por ver a nuestro hijo con mocos, ya que eso no indica, si no es sistemático, que nuestro hijo pueda sufrir Rinitis.

El asma es otro tipo, cuyos síntomas son, principalmente: “silbancias” o pitos, que, sumado a la dificultad para respirar. Puede tener numerosas causas, pero el asma se produce debido a la insuficiencia respiratoria en determinadas ocasiones. Algunas de las más comunes son: cuando se practica ejercicio, cuando se tiene una risa persistente o cuando, en general, se realiza un gran esfuerzo aeróbico que involucre la respiración. Se manifiesta con una tos persistente, aparte de la dificultad para tomar aire.

La alergia a los alimentos, como las demás, también se desarrolla en la niñez. Se debe tener cuidado con este tipo, ya que, mal tratado puede ser el más peligroso. Se debe evaluar al niño lo más rápido posible para evitar las reacciones tóxicas que causa la alergia. Saber qué tipos y en qué grado nos afecta a cada uno es fundamental.

Si de verdad se tiene alergia a algún alimento, aparecerán síntomas digestivos (vómitos, dolor abdominal, inflamación de la laringe y, en general, las vías respiratorias…); síntomas en la piel (como urticaria tópica, dermatitis atópica…) también se pueden mostrar síntomas respiratorios y otros de carácter general.

Precauciones

La alergia en la piel está condicionada por la genética, aunque también influye el medioambiente. Las alergias se hereda, pero eso no exime al niño de poder desarrollar una alergia distinta a sus padres. Esto pasa con frecuencia.

Sin embargo, durante los últimos años, la tasa alérgica en el mundo ha subido un 30-40%. Esto se debe  nuestro modo de vida. El ser humano, durante su historia, perfeccionó un sistema inmunológico nunca visto en otras especies; sin embargo, conforme pasan los años, las facilidades del ser humano han crecido en exceso, por lo que nuestra adaptabilidad inmunológica, se ha relajado.

Las zonas rurales, por ejemplo, debido a la herencia genética, han desarrollado una resistencia mayor que las zonas urbanas a las alergias referentes a la naturaleza. Se trata de un proceso de adaptación. No es lo mismo que una intolerancia, pero una alergia se puede agravar o disminuir gracias a estar en contacto con el agente que le produce esa reacción tóxica.

Leave A Comment